Rallie Turístico por Segovia 2012 - Club TR Register España

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Galerías > Año 2012

Por tercer año consecutivo, el 30, 31 de agosto y 1 de septiembre, nuestros amigos Juan Tapia y Cipriano Villoslada convocaron a la Asociación Española de Clásicos Deportivos (AECD), con la colaboración del ClubTR, a pasar un fin de semana recorriendo su bella tierra segoviana. Un clásico ya en el calendario de la AECD, que enlaza bien el término de las vacaciones y el inicio de la nueva temporada. Conociendo la excelente organización de  Juan y Cipriano, se reunieron unos treinta coches de nivel, teniendo como centro el Hotel Isabel de Farnesio en la Granja de San Idelfonso.

El sábado 31 iniciamos un recorrido de unos 160 km. Primero nos dirigimos a Sepúlveda con parada en el mirador desde donde se contempla la ciudad. Por unas carreteras y pista dignas de un rally extremo, continuamos recorrido hacia la ermita de San Frutos, en pleno vértice de las hoces del Rio Duratón en Carrascal del Río. Este es un entorno natural que sorprende por su belleza y donde se observan fácilmente los vuelos de los buitres leonados y otras rapaces. Allí nos esperaban con un aperitivo de exquisita chistorra y lomo en olla regados con bota de vino, un tentempié que vino de perlas para iniciar después el recorrido a pié hasta la ermita, mientras Juan nos enseñaba a apreciar y distinguir las sabinas y los enebros.

San Frutos, contiene los restos de un antiguo conjunto monástico que se entronca en la época visigoda del siglo VII, cuya joya es la ermita románica del siglo XII. Está dedicada a San Frutos (642-715) y sus santos hermanos Valentín y Engracia. Se accede al conjunto por una pintoresca grieta de las hoces, sorteada por el puente de la Cuchillada del siglo XVIII. La leyenda dice que San Frutos abrió esa grieta con su bastón para defender de los árabes a los habitantes del pueblo que se refugiaron allí. En definitiva, un lugar lleno de belleza e historia digno de visitar, con el paseo justo que abre el apetito para saborear un buen lechazo en Sepúlveda. Y ello nos fuimos.  
Retornamos al hotel por Turégano, tras una buena jornada y algunos contratiempos mecánicos solucionados con un poco de alambre, o con una grúa. Un merecido descanso y,  como de costumbre en esta convocatoria, Juan Tapia nos recibió magníficamente como anfitrión, ofreciéndonos una gran cena y velada en un entorno y ambiente insuperable.

El domingo, también como de costumbre, era Cipriano Villoslada quien nos recibía como anfitrión en Fuente de Santa Cruz, junto su alcaldesa María Luisa Gil. Una excursión con distancia parecida al día anterior, donde nos esperaba la acogida de un pueblo entrañable. Allí se nos unieron otros amigos de la Asociación de Clásicos de Segovia y casi los 143 habitantes del pueblo. Todos los coches aparcados en su plaza mayor, misa mayor, ambiente festivo y la sorpresa de la jornada: Los dos camiones de bomberos que trajo Juan de su colección, que fueron la delicia de chicos y mayores. En ellos nos fuimos todos los participantes a la pradera para almorzar la ya clásica paella y bacalao. Una experiencia deliciosa. Jamás vi una mesa igual, algo que me recordó a ese famoso anuncio de un lavavajillas, con lavado final de la inmensa paellera incluido. JUAN JORDANO


 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal